“Llevo días con resfriado y el médico sólo me mandó paracetamol, ¿¿qué le pasa??”

“Llevo días con resfriado y el médico sólo me mandó paracetamol, ¿¿qué le pasa??”

Pues le pasa que seguramente ha diagnosticado que tienes, como en la mayoría de los casos de resfriado, una infección viral y no hay nada más qué hacer. Tu cuerpo combatirá la infección y en unos 10 días ya estarás sano/sana de nuevo… pero, ¿cómo? ¿y los antibióticos no me ayudan?

No. Los antibióticos no sirven para curar una infección viral.

Como es un comentario común, que se suele escuchar a la salida de los consultorios… y con un niño pequeño, les aseguro que estamos con frecuencia en el pediatra, quise dedicar un post para hablarles brevemente sobre antibióticos, de cómo funcionan y de porqué no debemos abusar de ellos.

Dicho lo cual, vamos para allá.

¿Qué causa los resfriados?

human Rhinovirus
Rhinovirus Humano. Crédito AJ Cann en Flickr

Si tienes un resfriado (estornudos, congestión nasal, dolor de garganta, tos, etc.), lo más probable es que te hayas contagiado con un virus. Hay muchos tipos de virus que pueden estar provocando tus síntomas, como Rhinovirus (de los que hay más de 100 tipos), coronavirus, parainfluenza virus… en total hay como 200 tipos (lo puedes consultar aquí y aquí), así que te puede pasar que enfermes, te recuperes y otro virus te vuelva a enfermar.

¿Y por qué los antibióticos no curan una infección viral?

Respuesta corta: porque los antibióticos atacan a bacterias, hongos y ciertos parásitos pero no a virus.

Pensemos en una bacteria:

8498002874_07060e0045_o
Bacteria Escherichia coli. Crédito: AJ Cann en Flickr

Las bacterias son organismos completos en miniatura. Obtienen su alimento del medio donde viven, sintetizan otros compuestos que las ayudan a vivir, y cuando se multiplican, producen las proteínas y el ADN que irá a su progenie. Los antibióticos las atacan en muchos de estos procesos, por ejemplo:

  • la penicilina, ampicilina y la cefalosporina, inhiben la síntesis de la pared celular,
  • el metronidazol rompe el ADN,
  • la ciprofloxacino evita la replicación del ADN,
  • el sulfatiazol evita que la bacteria sintetice compuestos importantes para su supervivencia, etc

Ahora pensemos en un virus. Los virus son agentes infecciosos que dependen de las células a las que infectan para poder multiplicarse. Poniéndolo muy simple, un virus es una caja diminuta que transporta material genético.  Cuando entra en una célula*, la caja se abre y el material genético viral es usado por la maquinaria de la propia célula, para fabricar muchos virus igualitos. Entonces, un virus no tiene pared celular, no se multiplica por sí mismo ni produce su propio ADN o proteínas, por tanto, los antibióticos no los pueden atacar.

Ahora ya, todos de acuerdo. Si tienes una infección viral, no queda de otra más que aliviar los síntomas y dejar que las defensas de tu cuerpo hagan su trabajo y eliminen al virus por sí solas.

Oye, pero no pasa nada si me tomo un antibiótico… ¿o sí?

Pues sí, si pasa.

Durante muchos años hemos abusado en el consumo de antibióticos. ¿Cuántos de ustedes han tomado un antibiótico que tenían por casa (sin fijarse en la caducidad) cuando empezaron a sentirse medio resfriados? ¿Cuántos de ustedes se han automedicado y tomaron el antibiótico que le sobró a alguien porque tenían síntomas parecidos (sin tener un diagnóstico preciso y una dosificación correcta)? ¿Cuántos han olvidado varias tomas del antibiótico y días después lo volvieron a usar? Hemos usado mal los antibióticos y ahora nos enfrentamos a un problemón: las bacterias súper resistentes.

¿Qué son las bacterias súper resistentes?

Son bacterias que resisten el ataque con múltiples antibióticos. Estas bacterias han mutado de tal manera que los mecanismos de acción de los antibióticos, ya no las afectan. Además, continúan mutando, evadiendo a más fármacos y pueden pasar su material genético a otras bacterias que también se vuelven resistentes. La OMS publicó este año la lista de las 12 familias bacterianas más peligrosas, todas ellas resistentes a antibióticos. Entre ellas se encuentran bacterias que producen infecciones comunes como la salmonelosis y la gonorrea, además de bacterias que causan infecciones muy peligrosas, como infecciones en la sangre y neumonías, y que principalmente causan estragos en hospitales.

Estas bacterias resistentes incrementan la estancia en hospitales, incrementan el costo de los tratamientos (porque los antibióticos más potentes, son más caros) y están provocando que muchas enfermedades que ya se trataban exitosamente como la tuberculosis, se vuelvan difíciles de tratar y vuelvan a ser una amenaza para las personas. Por otra parte, también pueden provocar que disminuya la seguridad en casos de cirugías, trasplantes de órganos, quimioterapias, etc., en los cuáles se necesitan antibióticos eficaces que eviten las infecciones. Piénsenlo, ¿qué vamos a hacer si no tenemos armas para combatir a las bacterias peligrosas y mantenerlas a raya?

¿Y qué podemos hacer contra esto?

Pues evitar que crezca el problema.

  • No se automediquen
  • Sigan las instrucciones de su médico
  • Tomen sus tratamientos tal cual son prescritos y
  • No tiren los antibióticos sobrantes o caducados a la basura (llévenlos a las farmacias, ahí sabrán qué hacer con ellos)

Así que, vamos a ponernos todos en acción y consumamos los antibióticos en su justa medida.

Y recuerden: ¡los antibióticos no curan todas las infecciones!

Aquí les dejo una infografía muy bonita sobre la resistencia a antibióticos. Click aquí.

Foto de portada: V en Flickr.

Más información:

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/antibiotic-resistance/es/


Nota importante: Yo no soy médico, por lo que si quieren hablar de síntomas y tratamientos específicos, es mejor que consulten con alguien que sí lo sea. (Como preámbulo de consulta, quizás quieran leer estas páginas, aquí y aquí)

*los puristas me dirán que no todos los virus necesitan entrar a la células para dejar su material genético y tienen toda la razón, hay unos que lo inyectan, pero dije “poniéndolo muy simple”…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s