¿Ayudan las terapias alternativas a curar el cáncer?

¿Ayudan las terapias alternativas a curar el cáncer?

Vamos a hablar de un tema peliagudo: ¿Las terapias alternativas curan el cáncer?…


Esta entrada es la segunda parte de “¿Por qué no tenemos ya una cura contra el cáncer?”. Ese post sirvió como introducción del tema para que todos conociéramos al enemigo, las células cancerosas, y con ello pudiéramos entender cómo son los tratamientos. Pueden leerlo pinchando aquí.


Hace un tiempo, en un grupo público de Facebook, una persona preguntó si sabíamos dónde podía encontrar hojas de guanábana, porque a uno de sus familiares le habían diagnosticado cáncer y les habían recomendado tomar infusiones de dichas hojas. Obviamente, corrí a buscar información científica sobre el asunto para saber si había alguna evidencia de que esas infusiones tuvieran un efecto curativo sobre dicha enfermedad. Y no. No hay trabajos científicos realizados en pacientes que apoyen que funciona (hay algo en células in vitro, pero eso no es suficiente evidencia ¡eh!). Como este ejemplo, hay muchos otros remedios que son recomendados y que tienen poco o ningún respaldo científico (pueden encontrar varios en este enlace). Por supuesto, la homeopatía y la dieta alcalina o los alimentos alcalinos están entre los más recomendados, pero como ya hablamos en este y en este post, son absolutamente inútiles contra esta y cualquier dolencia.


Quiero hacer un paréntesis rápido y aclarar eso que acabo de decir arriba: cuando un fármaco (molécula, sustancia) es probada en células cancerosas en cultivo (in vitro) y obtiene buenos resultados, no quiere decir que directamente los vaya a tener en un paciente. Las pruebas in vitro son una buena manera de saber si una sustancia puede funcionar y ayudan a los científicos a entender los mecanismos por los que produce sus efecto, sin embargo, los organismos completos (un animal completo, pues), somos muy complejos, tenemos barreras que impiden a las sustancias cruzar determinadas zonas, tenemos sistemas que eliminan los fármacos que se encuentran, tenemos proteínas que se asocian con los fármacos y les impiden liberarse en el lugar indicado, tenemos un sistema inmune… y por todo ello, muchos de los fármacos que tienen éxito in vitro, no lo tienen in vivo. No se dejen confundir.

“Cuando veas una afirmación de que un medicamento común o una vitamina “mata células cancerígenas en una placa de petri” Recuerda esto: También lo hace una pistola”  Crédito: xkcd.com

 

Y volviendo al tema principal, ustedes me dirán, “bueno pero si no le hacen bien, tampoco le harán mal ¿no?”. Vamos a aclarar que hay dos maneras diferentes de llevar estas terapias: por un lado, se pueden usar de manera complementaria, es decir, hacer uso de ellos en conjunto con su terapia convencional, y por otro lado, usarlos reemplazando a la terapia convencional.

En el primer caso, las personas pueden utilizar esos tratamientos naturales para paliar los efectos de la quimio o la radio, para ayudar a disminuir el dolor, para disminuir las náuseas, para relajarse, etc. Usados de esta manera, podrían tener un beneficio en la calidad de vida de las personas, sin embargo, es muy, muy, muy importante que siempre se consulte con su médico antes de iniciar una terapia de este tipo, ¿por qué? Porque hay sustancias procedentes de plantas, e incluso vitaminas aparentemente inocuas, que pueden interferir con la terapia convencional y disminuir su eficacia (ejemplos aquí). No hay que tomarlo a la ligera ¿vale? y tampoco es conveniente reemplazar parte de la terapia convencional con una terapia complementaria. Un estudio reciente demostró que los pacientes que lo hacen duplican sus probabilidades de morir. Siempre, siempre consultar con la/él oncólogo.

Seguimos: Entonces, si estos remedios se usan como terapia complementaria, “podría” no haber problema, el problema es usarlos en lugar de la terapia convencional, dejar la terapia recomendada por el médico.

¿Y que pasa cuando se reemplazan las terapias convencionales (diría yo basadas en estudios científicos) por las terapias alternativas? Pues pasan casos como el que describe el doctor Bosch en este tuit:

Tumor
(Aquí les dejo el link al tuit original)

Y aquí les dejo la nota de prensa (aquí).  La paciente murió hace un par de semanas… ¿les parece lógico o ético que el “terapeuta” que la “trataba” haya permitido que llegara a esto? Se que la imagen es muy fuerte, disculpen que lo ponga tan crudo… pero quiero ilustrarles como esos pseudoterapeutas juegan con la vida de las personas… sin ningún miramiento. ¿Y por qué? Por dinero. Es su negocio. Porque claro, cobran por esto y no siempre es barato.  Y desafortunadamente, no es el único caso, hay muchos (aquí hay otra noticia. Y no olvidemos el famoso caso de Steve Jobs.

Y por cierto, ¿de qué terapias hablamos? Pues de la aromaterapia, el reiki, homeopatía, la dieta macrobiótica, la quiropráctica, la Nueva Medicina Germánica, el Suplemento Mineral Milagroso (MMS, que en realidad es una especie de lejía), la bioneuroemoción, etc, etc, etc. Por favor, si encuentran una terapia que dice “curar el cáncer”, así a secas, den la vuelta y no le hagan caso.

Y una cosa muy importante, no critiquemos a los pacientes. Hay que entenderlos, hay que entender la situación en la que se encuentran. Les voy a contar una historia:

Cuando estaba terminando la tesis de maestría sobre metabolismo tumoral, fui por correcciones al Instituto Nacional de Cancerología, donde trabajaba uno de mis revisores. Mientras llegaba a su laboratorio, fui testigo de una escena que jamás podré olvidar: había una mujer joven, no mayor de 40 años, claramente una paciente del hospital, que caminaba con dificultad apoyada en dos personas (enfermeras, quizá) y que lloraba desconsoladamente y entre llantos repetía “¿y ahora quién va a cuidar de mis hijos? ¿Quién los va a cuidar?”… han pasado ya años, pero yo sigo con esa mujer en la mente..

Creo que cualquier persona puede entender lo desesperante de la situación de esa mujer. Como madre, no puedo imaginarme lo que yo haría con tal de cuidar y ver que mi cachorro crezca y se convierta en un hombre de bien. Y ahora les pregunto a ustedes, ¿pueden concebir que una persona, que sabiendo que su terapia NO cura y que no tiene evidencia que la respalde, que aún así se la ofreciera a esta mujer a cambio de dinero? Es casi inconcebible pensar que alguien se aprovechara de una situación tan vulnerable, es criminal ¿verdad? Pero es justamente la desesperación lo que aprovechan estos charlatanes.

Finalmente, quiero terminar con un datito: de acuerdo con este estudio, el uso de terapias alternativas incrementa el riesgo de muerte hasta cinco veces más que cuando se siguen las terapias convencionales. Por supuesto, la probabilidad depende del tipo tumor, porque hay unos más tratables que otros… pero el número es claro. ¡400 – 500% más probabilidades!

Por favor, no se la jueguen…


Les dejo este enlace a la APETP, que es una asociación que protege a los pacientes contra las terapias pseudocientíficas. Tienen mucha información.


 

Este post y el anterior relacionado con cáncer están dedicados a esa mujer del INCan. Algunos caminos que seguí en la ciencia fueron debidos a ella, con su imagen en mi memoria. No sé nada de ella, pero siempre he querido pensar que sobrevivió a su cáncer y ha visto crecer a sus hijos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s